Los gladiadores de la mente del futuro

Extracto adaptado del libro: por Jaime Leal Anaya

Para vivir una eternidad debes considerar el concepto de los años, porque sabes, son una ilusión, aunque para una mente creadora son, ciertamente, muy reales. El tiempo sigue su marcha, como si los años fueran la marcha de un gran ejército que continua avanzando. Sin embargo, no existe tal cosa, es todo una ilusión. Para una persona que vive en un espacio lineal, contado de aquí a allá, y eso se vuelve su realidad, entonces el tiempo y el espacio son en verdad reales y proporcionan una autopista coherente para existir en la vida. Sin el tiempo y el espacio no tendrías esta vida como la conoces.

Teniendo en cuenta que aceptas lo dicho, tú consideras que un año tiene un principio y un fin, un Alfa y un Omega, y que contar el tiempo en un año de hecho existe. Si eso es así, y comprendes tu crecimiento como un estudiante y que aceptas el tiempo, entonces te resultaría ventajoso iniciar el fin del año con una celebración y verlo todo completo hasta el final, en un momento. Hazlo de la misma manera como hemos celebrado a Dios, El Misterioso, y celebrado también tu vida futura. Si haces esto apasionadamente, habrás creado entonces este año entrante de manera que nada podrá herirte o hacerte daño y tu destino será vivir ese año hasta completarlo.

No podemos afirmar que son los señores de su realidad y negar el destino. Son creadores del destino, aun cuando lo han creado inconscientemente. Tú has contemplado la muerte, tu fin, te preocupaste por tu futuro y has creado a su vez una vida dudosa, un año incierto en lugar de un año que está arraigado en la fortaleza de fuerzas vitales.

Si deseamos celebrar esto una vez más, entonces debemos empezar esta noche la celebración de un año que está todavía por manifestarse y hacerlo como si ya hubiese terminado.

La conciencia y energía están creando, entonces, la realidad, a la vez que estamos trabajando dentro de los parámetros de tu aceptación. Debido a que tú aceptas el tiempo, y este enfoque es de un año, entonces vamos a crear este año para que se manifieste y se despliegue en el nombre de tu Dios y no en el nombre de tu preocupación, inquietud y miedo a la muerte. Si lo creamos en el nombre de Dios, y lo creamos como que ya terminó y sucedió, entonces tu destino será vivir la vida como el recipiente de tu Dios, y no morirás ni serás lastimado.Entonces, ¿qué es lo que hace un ser inmortal? Un inmortal polluelo, aquel que no está completamente convencido, que usa reloj y sin embargo vive en El Ahora. Yo les llamo inmortales polluelos a ellos. Para que tú te conviertas en alguien así, es algo muy sencillo. Lo único que tienes que hacer es crear el futuro como el Ahora. Créalo, celébralo e invócalo a que surja, y cuando lo invocas con tal pasión profunda, así será. Ahora tenemos a una persona que está empezando a entender que la razón por la cual estas aquí es porque lograste subsistir este año, apenitas, por fortuna, porque creíste en la conciencia y energía el año pasado, aunque no lo creíste completamente. Hubo momentos que te enfocaste los cuales te han traído hasta este momento. Así que apenas lo lograste.

Este año créalo como un ser consciente, ahora que has aprendido que así es como se desarrolla tu año. Si eres un experto guardián de tu propia proclamación, y examinas eso en el año venidero y su conclusión, verás que debido a esa oración y celebración tan apasionada que hiciste, tú experimentaste esas palabras, en verdad, y eso fue lo que lo invocó y creó. Es entonces cuando tú comienzas a entender que la manera en la que te conviertes en un ser inmortal es cuando tú creas la inmortalidad.

Tú no creas la inmortalidad basándote en tu descripción de lo que es la inmortalidad. ¿Cuál sería tu descripción? ¿Cómo describirías la inmortalidad? ¿Qué crees que es? No es ninguna de esas cosas que piensas. ¿Cómo podría serlo?

La inmortalidad está más allá de cualquier descripción. El lóbulo frontal del cerebro no tiene la facultad de contemplarlo, no está capacitado para hacerlo. El cerebro está entrenado para operar dentro del tiempo completamente. El estar atento y consciente también es estar dentro del tiempo completamente. ¿Por qué debes tener pasión? ¿Qué es la pasión? Es cuando estas arrobado por tu Espíritu, por una idea, el deseo y la voluntad de lo que estás diciendo. Y cuando te entregas a esas palabras, y te conviertes en ellas, entonces las pones en marcha porque ahora tenemos energía y este concepto requiere de energía para desarrollarse en su grado más ilimitado.

El ser humano tiene una historia que es trágica. El acceso del ser humano a su propia inmortalidad ha sido bloqueado. El acceso a su memoria más remota, a su longevidad, ha sido bloqueado. El ser humano vive en una jaula asemejándose a un animal y esa jaula es definida por su inteligencia. El conocimiento con el que cuenta su inteligencia declara y determina los parámetros de su existencia. El ser humano es como un ciego y sordo, como un muerto moviéndose a través de la vida, inconsciente de la vida que danza por encima de su cabeza. Los seres humanos son criaturas trágicas, no obstante, la tragedia termina cuando descubren los secretos más simples de su liberación.

Nunca hubiera habido grandes maestros y, ciertamente, grandes Dioses caminando entre ustedes si no fuese verdad que existe un sendero y un medio para tu liberación. Tú sabes que este es el plano de la demostración. ¿Sabes por qué estás aquí? Estas aquí para definirte fuera de la materia, puesto que cuando sigues regresando a la materia es porque no te has definido a ti mismo fuera de ella, sino más bien te has rendido ante la materia.La clave de esta enseñanza en esta escuela es que tu conciencia crea tu realidad, tu cautiverio, tus carencias, así como tus logros y realizaciones. Todo lo que tienes frente a tu mesa es lo que has creado. La parte más trágica del ser humano es que acepta sus limitaciones, su ceguera, su cuerpo químico. El ser humano acepta las limitaciones de su carne en lugar de ofrecerse voluntariamente a un principio más elevado y sublime. Y la tragedia es que esta vestidura de carne, con la oportunidad de despertar en el plano de la demostración, anda transeúnte por la vida dormida, una vez más.

Quiero que te des cuenta que no te oculto nada que no estás listo para aprender para atormentarte. Simplemente no puedes aprender nada hasta que no te hayas entregado al aprendizaje. Cuando te entregas al aprendizaje es cuando dices, “Yo ofrezco voluntariamente mi vida al principio más sublime de todos. Yo me ofrezco para poder saber lo que no tengo la capacidad de saber en este momento.”

Cuando haces esto, abres las puertas y el conocimiento se impulsa hacia ti. Cuando te sientas y te enfocas porque en verdad quieres enfocarte, estás llevando a cabo una acción caritativa. Cuando te sientas y participas en este enfoque — sin estar pensando en lo que deberías de estar haciendo, sino con una entrega absoluta — es un momento tan dulce y sin limitaciones, que cualquier cosa sobre la cual tu mente danza ligeramente se manifiesta. Al que se ofrece voluntariamente se le muestra compasión, tolerancia, amor y expansión de vida. Los voluntarios tienen salud radiante y los principios del saber. Ellos tienen un gozo que canta desde el interior de su ser porque han ofrecido su vida voluntariamente.

Si una persona se sienta por cincuenta y tres años en la posición de loto, contemplando su juventud desperdiciada, habría revivido su vida por otros cincuenta y tres años. Eso es tedioso y mundano. Sin embargo, si el voluntario en el principio de la Gran Obra se sienta y enfoca por cincuenta y tres años, su enfoque estaría en empujar más allá las fronteras que lo aprisionan. Su enfoque esta en liberarse, y una bella mañana lo logrará. El cerebro empezará a trabajar en un nivel superior, aquellos pensamientos sublimes empezarán a manifestarse y todo el trabajo caritativo, finalmente, tendrá su recompensa para aquel que lo hizo, sólo porque ofrecieron su vida voluntariamente para ello.

Si puedes reconocer claramente que has evolucionado y, al mirar en retrospección, puedes ver ahora lo que no podías ver entonces, ¿no encuentras la ironía en esto? Mirar en retrospección, ¿hacia dónde? El nombre de tu año que ya ha pasado, es un número. No es el año del chimpancé. El tiempo existe en tu cabeza. Cuando miraste en retrospección tu vida en este último año, ¿a qué fuente de información recurriste? A tu memoria. Lo que sabes ahora, no lo sabías en aquel momento, y si miraras hacia ese entonces — lo cual es ahora pero fue ese momento — no sabías en aquel momento lo que sabes ahora.

Un año hacia adelante existe en el Ahora. ¿Qué es lo que posee ese año futuro que no sabes hoy en día? ¿No consideras valiosa esta pregunta? ¿Qué es lo que contiene el año que viene que no sabes en este momento? ¿Qué clase de año es, qué es lo que deseas en ese año?Nos dirigimos hacia el año de la serpiente. ¿Qué es lo que ahora sabemos que no sabíamos anteriormente e hiciste el intento de saber ahora, qué fue? El año que viene ya es. Ya existe; ya ha sucedido. No es el año del chimpancé, es el año de la serpiente. Ya ha ocurrido. ¿Qué es lo que hiciste en ese año que pasó tan rápido y no te diste cuenta que ya había ocurrido?

El Ram hace que tengas un giro inesperado en tu mente y algunos de ustedes se dan por vencidos, se rascan el trasero y juegan con su cabello, ya que no pueden seguirle la pista al pensamiento. Sin embargo el pensamiento, por Dios, es lo que lo crea todo. Si no puedes razonar e intentar alcanzar ese pensamiento, y si no puedes contemplar que ya lo es, entonces, ¿cómo puedes esperar hacerlo alguna vez?

¿Qué significa decir que el año de la serpiente no ha sucedido todavía? De donde yo provengo, ya sucedió. Los potenciales que yacen ante ti son vastos. Si todos ustedes salieran a observar el azul de media noche y vieran que el cielo, en la obscuridad, está cubierto de cosas resplandecientes como gemas radiantes, algunas danzando calladamente en el cielo, se darían cuenta que su vida el año que viene es como ese cielo. Cada una de esas luces simboliza un camino elegido, una experiencia, donde pueden elegir ir por aquí o por allá o por aquel otro lado. Y si observan el firmamento, podrán comprender que si toman la decisión de mirar en esta dirección, verán entonces sólo esa dirección y se van a perder de las otras. Si observan por aquí y se enfocan solamente en la luz que está ahí, se van a perder de estas otras.

Tu vida es como el cielo de media noche, lleno de misterios, de silencio y de oportunidades. Cada luz posee en sí misma una aventura desconocida, y calladamente te incita a ver en su dirección. Cuando yo miraba al cielo en la noche, pensaba que estaba viendo la alcoba del tesoro de Dios. Era tan vasto y hermoso el cielo en esos días y me enseñó que si enfocaba en una dirección específica, mi visión sería estrecha y estaría perdiendo de vista todo lo demás. Tomé conciencia de que esto era una enseñanza implícita sobre mi vida, y por lo tanto, devoré todo el cielo, más allá de la Estrella Polar, y consumí la totalidad de su visión en mi vida, atreviéndome a vivirlo todo, y así lo fue.

Ahora bien, mis pequeños y adormilados seres humanos, cuando les planteo este acertijo, estoy haciendo que brinquen fuera de la lógica, hacia lo místico. Te estoy desafiando para que avance tu mente hacia lo inaudito. Te reto a que te mantengas al nivel de mi pensamiento, y al hacer eso, tengas que tener el mismo pensamiento que yo. Si tuvieras el mismo pensamiento y enfocaras tu atención en esa dirección, entonces, ese es el pensamiento cuyo destino tiene que acontecer en tu vida.

Quiero que despiertes y que contemples. El año que ha terminado estuvo colmado de cosas por hacer. ¿Y las hiciste? Espero que sí. Porque al mirar atrás, vemos que te realizaste, aprendiste, estuviste satisfecho y ahora ya lo sabes. Si viéramos esto en retrospección y te hiciera la pregunta, ¿Te atreverías a observar hacia adelante hasta el final del siguiente año? Tú dirías, “Estoy observando hacia adelante hasta el final del siguiente año y me llegan ciertas impresiones. Es como si ya lo hubiera vivido, como si ya lo conociera.”Y si dijeras eso, dirías, “Pero maestro, esto sólo es así porque ya viví ese año. Si voy hacia atrás en mi mente y contemplo el inicio del año, ya he vivido ese año. De manera que si tengo que regresar al principio y recordar cómo fue, es cierto, puedo recordar que deseaba que sucedieran estas cosas en ese momento, sintiéndome inseguro de mi mismo. Mas al reflexionar, veo que todas esas cosas sí ocurrieron y que ciertamente hubo un cambio en mi.”

De modo que, ¿sería ésta una pregunta justa? No, no lo es. No obstante, lo que se puede hacer hacia atrás en la conciencia, se puede hacer hacia delante. ¿No lo sabes acaso? Ustedes son los Dioses, los creadores de la realidad. Su tragedia es que aceptan su enfermedad y no desafían los perímetros de lo mítico y extraordinario.

Ahora ya es el final del año. Ya has vivido el final del siguiente año. ¿Qué experimentaste y cómo fue que cambiaste? ¿Puedes hacer eso? Quiero que recuerdes todo lo que te ocurrió el próximo año. Quiero que recuerdes lo que te hizo cambiar y qué fue lo que cambiaste, y recuerda, este es el final del próximo año. Voy a mostrarte cómo funciona la magia en una conciencia sin tiempo.

Cuando empieces a enfocarte en el final del próximo año, el cual tu mente lógica dice que ni siquiera ha comenzado, pero si te enfocas en su final, conocerás la travesía por donde has transitado y lo que has
logrado — tú lo sabrás.

Ustedes son los Dioses, los creadores de la realidad.

— Ramtha

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros Ramtha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s