Ramtha- El Plano Sublime

“…Pueden nacer en el vasto norte, o en el lejano sur. Pueden nacer en la pobreza absoluta o en medio de la riqueza. Pueden ser negros, amarillos, blancos, verdes o grises; no importa. Vinieron aquí con un destino del alma y se van a magnetizar. A medida que entran en sus vidas, si son capaces de lograrlo, se van a encontrar. Porque al acercarse la hora de la prueba, la cual empieza a desarrollarse en el drama de tu vida, de repente empiezas a encontrarte con ellos, llegan de todas partes y la prueba empieza de inmediato. En realidad se trata de magníficos seres que comparten una sanación en otro nivel, están aquí, se encuentran, o se reúnen. Estás con ellos por un tiempo.¿Sabes algo? Es en ese momento cuando el espíritu está en guerra con la carne porque se dispara el interruptor para que se presente la línea de potencial espiritual en la cual se dará la sanación real. Estos seres estuvieron juntos antes de esta encarnación. Y no se trata de lo que tengáis en común referente a riqueza o juventud. Físicamente no tenéis nada en común, pero en ese momento, en esa línea de tiempo tenéis mucho en común. Estáis allí para facilitar una sanación, una recuperación, si quieres, de un dios fragmentado por asuntos sin terminar. ¿Comprendes?Cuando la sanación tiene lugar, el grupo se divide y cada uno sigue su camino. ¿Por qué no habrían de hacerlo? ¿Por qué no les puedes permitir que lo hagan? ¿Por qué no puedes comprender que las personas entran y salen de tu vida y que cuando os encontrasteis, fue para que se cumpliese algo? Ese algo se llama crecimiento. ¿Por qué te apegas a ellos después de haber conseguido el crecimiento? Ellos ya cumplieron su propósito. Se acabó; ese era el propósito. Te sirvieron; les serviste. La naturaleza humana tiende a crear ataduras, a construir comarcas con sus respectivos linderos; ese es el animal. Cuando los dejas ir todo está concluido y no originas un pasado. Si te apegas a ellos, mantienes la herida abierta. ¿Comprendes? Estamos aquí para encontrarnos, sanarnos y seguir adelante.También hablamos de personas que se conocen en el Plano Sublime y la dinámica de su afinidad es tan profunda que allí se genera amor, un amor profundo, duradero y fecundo. Ya te he enseñado sobre el amor. Es Dios puro. Amor es el acto de dar. Dios no es un tomador; es un dador. Ese amor es el pegamento cósmico que lo mantiene todo unido. Es factible que en estas áreas de contemplación se encuentren dos seres tan similares que habrá sanación, no solamente de uno, sino de los dos como uno. Esa dinámica entre ellos se llama amor.Ellos no tienen carencias. Cuando no hay carencia, hay amor. Ellos se encontraron y no les faltaba nada. Cuando bajaron aquí a encargarse de sus asuntos, el otro lo siguió y organizaron sus vidas para encontrarse. Saben que una vez terminados sus asuntos, se van a encontrar, pues es una promesa que hicieron.De modo que te pregunto: ¿sabes qué yace al otro lado de tus cargas? ¿Quién te espera al otro lado? ¿Quién te espera en aquella espléndida mañana? ¿Qué espera para aparecer en tu vida que hasta ahora no se ha presentado?Hablamos también sobre seres que se encuentran aquí y encuentran ese mismo vínculo excepcional. Ese vínculo es lo que Dios es. Ellos son uno. Representan un todo. El amor no está fragmentado; es total. Es infragmentable. Es la energía radiante del todo. Por eso los maestros están llenos de amor, porque están completos.Si te digo entonces que la fragmentación de Dios se encuentra en tus enemigos, y que para ti ellos son tan importantes como aquellos que amas —porque en tu mente tu Dios vive en ellos— cuando reconstruimos el Yo, ¿qué clase de radiación es esta energía? Es amor total porque no tiene carencias.Ahora en nuestras vidas estamos tú y yo. Algunos de vosotros habéis hallado ese ser elevado que una vez unificado no tuvo carencias, ninguna. De modo que cuando no hay carencias, hay una radiación de amor. Aquellos seres encontraron al verdadero Dios, la unicidad, y se sanaron. Así es como queremos ser todos. Sólo a través del amor podemos producir lo inimaginable. Nunca lo podemos hacer en medio de la carencia…”
Ramtha -El plano sublime-
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros Ramtha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s