DHEA, la hormona de la juventud

a DHEA se ha convertido en los últimos años en un fenómeno social.

Todo el mundo habla de ella porque se ha demostrado que su toma en forma de complemento tiene unos efectos antienvejecimiento sorprendentes.

Así que de la DHEA es de lo que hoy quería hablarle, para explicarle qué hay de cierto (¡le adelanto que mucho!), por qué, y también algunas precauciones esenciales que debe tener en cuenta. Sobre todo me voy a centrar en esos efectos antiaging, aunque tiene otros beneficios que también le contaré.

D-H-E-A: esas cuatro letras corresponden a la dehidroepiandrosterona, una hormona esteroide que producen de forma natural nuestras glándulas suprarrenales (que están situadas justo encima de los riñones) a partir del colesterol. Pero hoy día es posible reproducir en el laboratorio la estructura exacta de sus moléculas.

Es un precursor para la síntesis de otras hormonas, incluyendo la testosterona y el estrógeno. La máxima secreción de DHEA se produce alrededor de los 21 años, y va disminuyendo naturalmente con la edad. Así, a los 50, esta tasa es la mitad de lo que era a los 20 años, y la caída en su producción es del 90% a los 75 años.

Por lo tanto, el momento idóneo para tomarla es a partir de los 40 ó los 50 años.

Cómo saber si le falta DHEA

Es sencillo detectarlo.

Sólo mirando el rostro, la expresión facial, es fácil intuir que va faltando esta hormona, pues se manifiesta en forma de una ligera hinchazón de la cara, pesadez en los párpados, el cabello se ha vuelto seco y quebradizo…

En las mujeres, estas manifestaciones a menudo se acompañan de celulitis en los muslos o en el vientre, estado de ánimo triste, falta de libido y deseo sexual, así como fatiga continua y sin explicación.

Además, el estrés, las dietas, el abuso de dulces o de alcohol, el tabaco y todo lo que induce a un estrés oxidativo desencadena el proceso del envejecimiento prematuro.

Que la DHEA disminuye con la edad es algo natural… ¡pero se puede solucionar!

Las manifestaciones físicas del déficit de DHAE hacen que indudablemente se tenga un aspecto más avejentado, que puede evitarse con un suplemento de esta hormona a partir de los 40.

También se benefician de ella las personas mayores y las que sienten cansadas, así como quienes tienen un sistema inmunológico debilitado.

Cómo se obtiene la hormona que se toma como suplementación

La DHEA es una sustancia producida por nuestras propias glándulas, es decir, que no es un medicamento. En los laboratorios lo que se hace es reproducir la estructura exacta de sus moléculas.

El mejor proceso para hacerlo es el conocido como “semisíntesis”. Consiste en extraer de una fuente vegetal (la Dioscorea villosa, o ñame silvestre) diosgenina, una molécula de la familia de las sapogeninas esteroides. (1)

Esta molécula también puede extraerse de otras fuentes vegetales, pero el ñame es el que contiene más cantidad y de mejor calidad. La diosgenina viene a ser la materia prima de la DHEA. A continuación, se somete a ciertas transformaciones enzimáticas para convertirse en la verdadera molécula de DHEA.

Y en este punto es donde es imprescindible tener claros un par de conceptos para no equivocarse al adquirir en el mercado DHEA.

Y es que las enzimas capaces de realizar esta transformación de diosgenina en DHEA no son sintetizadas por el cuerpo humano. Eso significa que tomar diosgenina “natural” (no modificada), por muy natural que sea (lo que en principio podría parecer bueno) no es lo mismo que tomar DHEA.

Por lo tanto, si lo que estamos comprando es algo bajo el término “DHEA natural” o “precursor de DHEA”, es como no tomar nada, pues no tienen ningún efecto en el organismo.

En el mercado también se pueden encontrar los metabolitos de la DHEA, que se producen de forma natural en el organismo a partir de la propia DHEA. En mi opinión, y sin estudios clínicos suficientes sobre el uso directo de estos productos, su eficacia y seguridad queda en el aire, por lo que mi consejo es no tomarlos.

Como siempre, y como especialista independiente en complementos nutricionales, yo siempre procuro darle las pautas necesarias para que pueda adquirir los complementos alimenticios en su proveedor de confianza. Pero, al igual que haría un buen amigo, ¿por qué callarme productos concretos si puedo compartir con usted mis “hallazgos”?

Qué beneficios puede esperar

Le dije que me centraría en su efecto antienvejecimiento (que va más allá de lo puramente estético, aunque sin duda esto es lo más llamativo).

Así, la DHEA actúa en varios niveles y ayuda a neutralizar algunos problemas ligados al envejecimiento: mayor definición del ángulo de la cara y de los párpados, cabello en mejor estado, reduce las manchas de la piel causadas por la exposición al sol, aumenta la producción de lípidos por parte de la piel (lo que se traduce en una mejor hidratación y menos arrugas), se fortalecen las células de queratina (lo que hace que la piel resulte más densa, menos frágil), aumenta la producción de colágeno (característico de las pieles más jóvenes) y melanina… Como ve, un auténtico efectoantiaging… (2)

También actúa sobre los huesos y las articulaciones, en varios frentes sobre todo ligados también al envejecimiento, estimulando el proceso de reparación y el desarrollo de las articulaciones, los tendones y los músculos y ayudando a prevenir y combatir la osteoporosis mediante el aumento de la densidad mineral ósea (especialmente en el caso de las mujeres a partir de la menopausia. (3)

La DHEA también beneficia al sistema inmunológico y tiene una potente acción cognitiva, al estimular el funcionamiento neurológico. Además ayuda a reducir la grasa corporal y fortalecer los músculos, mejorando la relación masa grasa/masa magra, y también parece que ayuda a mejorar la vida sexual. (4) (5) (6) (7) (8) (9)

Interesante, ¿verdad?

Cuánta DHEA tomar

Son muchos los beneficios asociados a la administración de DHEA y además no es necesario tomar grandes dosis de este precursor hormonal para obtenerlos. Y es que más, no siempre significa mejor, y en el caso concreto de esta hormona, esta regla se cumple a rajatabla.

Como ya hemos visto, la producción natural de DHEA, disminuye con la edad. Por eso tiene sentido que en función de si es usted hombre (en este caso usted precisa más testosterona) o mujer y de la edad que tenga (a mayor edad mayores necesidades), deba utilizar una dosis u otra de DHEA.

La del laboratorio que le recomendaba tiene la ventaja (además de su altísima pureza, del 99,2%) de trabajar con diferentes dosificaciones de DHEA precisamente para adaptarse a este concepto tan importante (ya le dije que uno de sus puntos fuertes eran precisamente los complementos hormonales). Tome nota de estas dosificaciones:

  • Mujer menos de 50 años: deberá elegir una dosificación de 10 mg o de 25 mg y tomar una única cápsula por las mañanas.
  • Mujer de más de 50 años: deberá optar por dosis de 25 mg o 50 mg y tomar una única cápsula también por las mañanas.
  • Hombre de menos de 50 años: elija una dosis de 25 mg y tome dos cápsulas, una por la mañana y otra por la noche.
  • Hombre de más de 50 años: en este caso opte por una dosis de 50 mg y tome dos cápsulas, una por la mañana y otra por la noche.

¿Debe prescribirla el médico?

En absoluto. La DHEA no es un medicamento, sino un precursor hormonal que su propio organismo fabrica, elaborado a partir de una planta. Y –al menos la que yo le estoy recomendando- en unas dosis que garantizan su eficacia a la vez que su seguridad.

Mi consejo, de todas formas, es que aproveche cualquier consulta con su médico habitual para que le haga el seguimiento (por ejemplo, con el ginecólogo si es mujer o, si es hombre, comentar con su médico que está tomando este suplemento cuando le controles sus niveles de PSA (el marcador de los trastornos de próstata).

Las hormonas en dosis equilibradas no presentan ningún riesgo para la salud. Por eso no se recomiendan dosis superiores a 500 mg de DHEA por día (muy alejadas de las que yo le estoy recomendando).

Pero está contraindicado en mujeres embarazadas o lactantes, en niños y adolescentes y en personas con cáncer benigno o dependiente de hormonas (próstata, mama u ovarios).

Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario

Los espejos y las brujas

 

Resultat d'imatges de espejos vintage

En casa de mi abuela – la sabia, la bruja – había muchos espejos. Grandes y señoriales enmarcados en madera en las habitaciones, pequeños y redondos colgados en la pared, diminutos como pequeños mosaicos en las esquinas. Solía pasarme entre ellos, asombrandome de la manera como mi rostro aparecía y desaparecía entre el juego de resplandores y líneas de luz. A veces podía reconocerme, en otras ocasiones tenía la sensación que la niña pálida que me miraba desde el espejo era una total desconocida.

– Abuela ¿Te importa mucho ser bonita? – le pregunté en una oportunidad, intrigada. Levantó los ojos del libro que leía sentada en su sofá favorito, perpleja.

– ¿Qué si me importa…?

– Ser bonita, verte linda – expliqué. Abuela levanto una ceja.

– No entiendo qué quieres decir.

– Por los espejos – señalé el que colgaba detrás de su cabeza, con un pesado marco de metal con arabescos de metal en las esquinas. Mi rostro se veía diminuto y blanco en esa inmensidad plateada – están en todas partes.

Mi abuela me dedicó una mirada apreciativa y luego hizo algo que me sorprendió: soltó una de sus francas carcajadas, una risa alegre y cantarina que me hizo sonreír, aunque no supiera por qué. Cerró el libro que tenía sobre las rodillas.

– No, mi niña. Una bruja celebra y disfruta de la belleza de su cuerpo pero los espejos en la casa no son para eso – me hizo una seña para que me acercara al sillón – los espejos representan la forma como miramos al otro. Para la Brujería, la empatía y la comprensión de los dolores de quienes nos rodean es esencial para comprender la forma de su espíritu.

Con diez años, todo aquello me sonó rarísimo. Volví a mirar al espejo. Allí solo me veía yo, de pie y solitaria. Más allá, la nuca y la espalda de mi abuela se curvaban como una delicada pieza de orfebrería. ¿Qué quería decir con mirar a los demás?

– Pero…no hay nadie aquí más que nosotras – le recordé en voz baja. Abuela asintió.

– Por supuesto. Pero la verdad hija, todos somos mucho más que sólo nuestro rostro. Somos quienes nos rodean. Quienes nos educan, nos enseñan, nos sostienen y nos ignoran. Somos quienes amamos, tememos y odiamos. Somos una mezcla de cada lección que nos brindó cada persona en nuestro mundo, con las que nos hemos tropezado a lo largo de nuestra vida. Somos muchos rostros, muchas verdades, muchas dimensiones.

No supe que responder a eso. Con mi salvaje imaginación infantil, imaginé que mi cara se llenaba de otras tantas, pequeñas y casi inquietantes, impresas sobre la piel. Ojos que me miraban desde las mejillas, pequeñas bocas que hablaban un lenguaje desconocido desde mi frente. Me sobresalté por la idea y supuse que eso no era exactamente eso lo que abuela quería decir. Ella río cuando me escuchó contarlo.

– No, pero es una buena imagen para representar lo que de dijo – tomó uno de los espejos de la mesa y se miró en él – En Brujería, un espejo no es sólo una forma de mirarnos, sino de comprendernos. Miramos nuestros rostros pero también, todo lo que somos. Como si se tratara de un libro que comenzamos a hojear por las primeras páginas.

De eso si comprendía yo, me dije entusiasmada. Ya por entonces, era una amante apasionada de los libros: los apreciaba por encima de cualquier juguete y juego. Pasaba mucho más tiempo leyendo, viajando por los lugares imposibles y extraordinarios a los que me llevaban las palabras que haciendo cualquier otra cosa. Me acerqué a mirar el reflejo de mi abuela en el espejo. Imaginé su rostro anguloso y amable, como la portada  de un libro hermoso que seguramente querría leer.

– Entonces…¿Los reflejos son como páginas para las brujas? – pregunté. Abuela asintió y sonrío.

– Páginas y puertas. Fronteras entre lo conocido y lo desconocido – levantó el espejo para que ambas pudiéramos mirarnos a la vez – hace siglos, las brujas invocaban el conocimiento de sus ancestros con una vela y un espejo. Se trata de un ritual antiquísimo, que todas las brujas llevaban a cabo alguna vez. Colocabas un espejo y una vela encendida frente a ti a medianoche. Y mirabas tu reflejo, iluminado así, con ese reflejo atávico y poderoso. De pronto, el mundo real parecía desaparecer y tu reflejo te mostraba la figura de tus ancestros. Los rostros y miradas de quienes te precedieron, de quienes le dieron forma a tu vida y a tu presente con sabiduría y una herencia de conocimiento que trasciende a la muerte.”

Miré el espejo fascinada por la historia. Imaginé muy claro que una vela blanca y alargada como las que mi abuela solía modelar en cera en la cocina, iluminaba el espejo de metal desde una de sus esquinas. La luz chispeaba y se deslizaba líquida por las hojas ornamentadas, cayendo como un lento y bonito destello. Mi rostro flotaba en medio de ese resplandor, atento y tenso, aguardando con los ojos muy abiertos. De pronto, una figura comenzaba a delinearse en la superficie del espejo: un rostro desconocido pero que a la vez, era parte de mi misma. Una mirada profunda llena de sabiduría, de historias por contar.

Parpadeé. La niña del espejo lo hizo también, con pinta de confusa. La abuela sonrió y me dio un beso en la frente.

– Las brujas sabemos que lo que aprendemos y construimos es parte de lo que heredamos del pasado – comentó. Con un movimiento lento, inclinó el espejo. Ahora ambas nos reflejábamos en su superficie – cada Bruja recibe de su madre, su abuela, cada hombre y mujer de su familia sabiduría. No sólo de palabra sino de hecho. Cada bruja es educada para creer, perseverar, luchar por el conocimiento. Cada bruja asume el poder del tiempo en su sangre, el fuego en el  espíritu que comparte con sus hermanos y hermanas de la tradición . Cada bruja recibe de su familia el poder de asumir su capacidad para crear y construir ideas. De mirar hacia el paisaje del futuro con la osadía que hereda, con las creencias que la sostienen. Con el poder que el conocimiento le brinda.

Ahora, mi abuela sostenía el espejo entre las manos, en un raro ángulo que le permitía reflejar no sólo nuestros rostros sino también el techo del salón. Había algunas grietas en el venerable yeso, las molduras con forma de flores estaban manchadas y cubiertas con telarañas e hilos de polvo. Pero aún así eran hermosas.  Había una cierta belleza añeja y lenta, una preciosa mirada a un tiempo remoto que esas pequeñas huellas del tiempo mostraban. Las contemplé desde el reflejo, como si las viera por primera vez y de pronto, tuve la sensación que el espejo las atrapaba. Las conservaba para que pudiera recordarlas después. Me gustó ese pensamiento.

– Hace muchos siglos atrás, las Brujas estaban convencidas que los espejos eran las puertas entre dos mundos: el visible y el invisible. Antes de eso, creían que los mares, lagos y ríos conservaban las imágenes y recuerdos de quienes habían partido a las estrellas. De manera que antes y después, en el agua o en el reflejo brillante del cristal, buscaban crear un tipo de poder relacionado con la sabiduría trascendental, tan vieja y tan enigmática que se consideraba un rito sagrado. Muchas brujas celebraban rituales de Luna Llena mirando a la Dama Blanca a través del espejo, para mirase en ella y comprender el fuego resplandeciente que las unía. Para entender el poder de crear en medio de lo que no puedes ver.

Movió de nuevo el espejo. Ahora reflejaba las ventanas abiertas, el jardín antipático fragante y caótico. Y nuestros rostros, claro. Flotando a través de la nada. Elevándose en líneas oblicuas y elementales como un estallido de belleza salvaje que me sorprendió. Tuve la impresión que jamás lo había visto desde ese ángulo. Que jamás había apreciado en realidad su belleza verde y fragante, ajena a cualquier sofisticación.

– La brujería siempre te enseñará el valor esencial de la sabiduría que se adquiere mediante la observación, la capacidad de creación y la necesidad de asumir el poder personal como una forma de reflejo – continuó mi abuela – hay una belleza misteriosa en mirarte a través de los demás, de sus conocimientos y experiencias. No hay nada más formidable que esa experiencia conjunta de comprenderte parte de un mundo extraordinario, lleno de energía y de conocimiento. Líneas que se entrecruzan y te unen a un pasado en común, a una creencia sin edad, a una Tradición que forma parte de tu vida y tu manera de soñar.

El espejo volvió a moverse. Ahora reflejó a nuestra vieja casa: el salón desordenado y cálido, la biblioteca más allá, con su puerta siempre abierta. Las escobas colgadas en la pared, sus preciosos tapices de lunas y estrellas. Fue como si los mirara por primera vez, como si nunca hubiese apreciado la cualidad poderosa y simbólica de cada mueble y objeto que nos rodeaban.

– Un espejo te mira llorar y reír. Un espejo te refleja mientras cambias, evolucionas y te conviertes en alguien más. Pero no sólo los espejos físicos – dejó caer el espejo sobre sus rodillas y me dedicó una de sus radiantes miradas color miel – quienes amamos, quienes rodean, son también nuestros espejos. Lo son nuestras pasiones, nuestros momentos de alegría y dolor. Nuestros capacidad para tener esperanza. Nuestra mirada a lo que deseamos construir y aspiramos vivir. Cada cosa que forma parte de nuestra vida, de nuestra forma de comprendernos, es nuestro reflejo. Una bruja lo aprende pronto: Una bruja busca su reflejo en los ojos de quienes confía, de quienes la retan intelectual y moralmente, en quienes la comprenden y quienes no lo hace. Una bruja busca su reflejo en el espejo del arte, de la belleza, de la admiración y el asombro. Una bruja crece en el reflejo de los infinitos elementos que crean y sostienen su vida. De cada pequeña cosa que forma parte de su mundo personal. Una bruja mira hacia el futuro con esperanzas, hacia el pasado con curiosidad y hacia su interior, con una sonrisa. Un reflejo que crea mil palabras. Una visión del tiempo y de si misma tan profunda como poderosa.

Con suspiro levanto el espejo y entonces hizo algo que me sorprendió: me lo extendió. Lo tomé con un gesto lento, casi tímido. Ella ladeó la cabeza con ternura.

– De vez en cuando es necesario mirarte con ojos francos, buscar respuestas. El espejo te recuerda que todo lo que es capaz de simbolizar lo que sueñas y lo que admiras, te refleja mejor que otra cosa – dijo – Un bruja siempre busca conocimiento y también, una manera de comprender mejor ese silencio interior que llamamos sabiduría. Cada reflejo es una búsqueda interior, una idea nueva que nace en nuestro espíritu. Una puerta que se abre hacia una reflexión más profunda de quienes somos y quienes deseamos ser.

Sostuve el espejo con manos temblorosas. De nuevo, sólo era la niña pálida mirándome desde sus profundidades plateadas. Los ojos muy abiertos, la boca apretada por pura impaciencia. Y pensé, en la mujer que me convertiría. En la mujer que sería esa niña torpe, la bruja en quien deseaba convertirse. La mujer que crecería y maduraría para encontrar no sólo su identidad sino esa capacidad invisible de contemplar el mundo con asombro. Me miré y supe que mi abuela tenía razón: no estaba sola. En mi reflejo frágil, también estaba conmigo la esperanza, la pasión por vivir que comenzaba a despertar en mi pecho, la curiosidad de mis manos abiertas. Todas las formas de conocimiento que esperaban por mí a no tardar. Ese largo recorrido que llevaría a mi reflejo a convertirse en algo más. En el fruto del conocimiento y algo mucho más personal.

– Seré muchas personas, muchos conocimientos, muchas palabras que pronunciar  – murmuré en voz baja. Mi abuela me pasó un brazo por los hombros y me apretó contra su cuello. De nuevo estábamos juntas en las tranquilas profundidades del espejo – como si cada vez pudiera ser una persona nueva que crear.

– Toda bruja descubre tarde o temprano que su rostro es a la vez miles de fragmentos de historias y escenas – dijo entonces – y crear, a través de esa conciencia, nos permite mirar el mundo en toda su amplitud y belleza. Un paisaje nuevo cada vez. Reflejo de nuestro espíritu creador.

De vez en cuando recuerdo esas palabras. Lo hago, mientras contemplo mi reflejo en el pequeño espejo que mi abuela me obsequió y que llevo a todas partes. El espejo que refleja mi historia, que me recuerda de donde provengo y a donde voy. El reflejo que me miró crecer y hacerme la mujer que soy. Y sonrío, con una sensación de portento, como si cada fragmento de mi vida pudiera contemplarse en mi rostro. Como si cada parte de ese paisaje personal que crea mi mente, fuera visible por un momento. Como la antigua Magia que las brujas antiguas convocaban frente al espejo. Como la invoco desde mi necesidad de crear y creer.

Una forma de misteriosa belleza.

Una palabra extraordinaria.

Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario

Daniel Jacob ~ Las guerras en nuestro mundo

 

 

web1Daniel Jacob ~ Las guerras en nuestro mundo

¡Oh, ese Steven Spielberg! Realmente sabe cómo movilizar a una persona, ¿no es cierto? Si algunos de ustedes no tuvieron tiempo de absorber los potentes mensajes contenidos en esta atractiva versión cinematográfica de la clásica historia de H.G. Wells, La guerra de los mundos, permítanme dedicar unos minutos a hablar aquí de unos cuantos de ellos.

Mis Guías Espirituales, Las Reconexiones, se han referido muchas veces a películas, libros, televisión y otros medios convencionales de comunicación como “Sueños de la mente masiva.” Ellos son íconos culturales que nos son dados a través de los esfuerzos de individuos talentosos, para que podamos considerar nuevas e innovadoras visiones sobre la realidad de manera amortiguada. Entramos en un cine, las luces están apagadas y -durante un par de horas acordamos suspender nuestra incredulidad (en cosas nuevas o inusuales), para que un director de cine o algunos actores puedan hacer lo que quieran con nosotros, y se adueñen de nuestras mentes y corazones. Cuando termine la película, y las luces se enciendan, volveremos a nuestro “mundo cotidiano” a reflexionar sobre cómo afectarán nuestras vidas las energías que hemos explorado.

En mi opinión, no es accidental que este argumento esté siendo vuelto a elaborar y presentar para que la mente masiva lo considere en este momento. Cuando se introdujo por primera vez, en una transmisión radial en 1938, ofrecida por Orson Wells, toda nuestra nación la oyó. ¡Aunque se suponía que sería “una simulación,” la mayoría de las personas lo creyó totalmente! Entonces, en 1953, George Pal produjo una versión cinematográfica de la historia (personificada por Gene Barry), la cual fue rápidamente considerada en todo el mundo como un clásico de la ciencia ficción.

El concepto de una invasión alienígena del Planeta Tierra ha sido un tema candente en la mente de la gente desde ese incidente de Roswell en 1947, cuando una nave espacial que traía visitantes de “otra parte” fue reportada como habiéndose estrellado en el desierto de Nuevo México. El interés público resultante, y los correspondientes intentos de “encubrimiento” del gobierno han generado un frenesí sumamente lucrativo de producción de películas de ciencia ficción, libros y revistas ¡que probablemente podrían llenar una manzana, si no toda la ciudad! También creó una especie de “foro de fantasía” para que la humanidad especule un poco sobre lo que nos espera.

ACTIVACIÓN DE ENERGÍA

La verdad del asunto es que ciertas energías que uno podría considerar “alienígenas” han estado entrando (o despertando) en nuestro planeta durante siglos. Los meteoros se han estrellado aquí, trayendo una serie de “vibraciones” espaciales inusuales para que se combinen y mezclen con las nuestras. Las erupciones solares se están intensificando, creando un fenómeno de “calentamiento global” que está derritiendo capas clave de la corteza terrestre (despertando así organismos que han estado en almacenamiento criogénico durante eones). Y, finalmente, muchas personas han reportado avistajes reales de OVNIs, trayendo historias de abducción y experimentación alienígena, en su mayoría centradas en torno a la meta de diseñar un prototipo para “híbridos” humano-extraterrestres, para que nuestros mutuos patrimonios genéticos puedan beneficiarse entre sí. Para más al respecto, referiré al lector a otro éxito de Steven Spielberg, una sabrosa miniserie titulada “Taken,” que rápidamente se convirtió en un clásico de la ciencia ficción por mérito propio.

Al decir todo esto, no estoy sugiriendo que el árbitro de nuestra evolución planetaria sean Steven Spielberg o George Lucas. Simplemente estoy ponderando cómo los reflejos que ellos traen (y la popularidad que tienen sus productos con las masas) están ilustrando ciertas corrientes de pensamiento que están en juego aquí, especialmente aquellas que involucran a nuestros niños.

En su primera transmisión para mí, allá por 1991, Las Reconexiones hablaron de infusiones de nuevas energías que han estado viniendo hacia nosotros. Ellas utilizaron el principio de la Correspondencia para ilustrar el punto. “Esto es a esto como aquello es a aquello.” Es una antigua fórmula alquímica: “Como es arriba, así es abajo.” ¡Pero eso no es todo! “Como es adentro, así es afuera” podría aplicarse con la misma facilidad, y sigue a partir de ahí. Ciertamente, toda la realidad física se puede ver como una serie de hologramas (y un Salón de Espejos) para la persona que tenga ojos para reconocerlo.

Cuando algo que nunca se había visto antes aparece en nuestra realidad, pensamos que nos es “ajeno.” Nos sobresalta. Lo señalamos y decimos: “¡Miren! ¡Eso es raro! ¿Qué es?” Este sentido de entusiasmo, miedo y asombro es llamado una “Activación de Energía.” (1) Es una especie de escalofrío que sube por la espina de nuestra Conciencia del Momento del Ahora para puntualizar que acabamos de ganar acceso a otra pieza del Rompecabezas Multidimensional.

El divertido e innovador video Estados Desnudos (2), dado a conocer hace un tiempo, cuenta la historia del fotógrafo Spencer Tunnick y su novia, quienes viajan por todos los Estados Unidos, haciendo que las personas posen desnudas para ellos, ya sea individualmente o en grupos. Es asombroso qué poco necesitó hacer este joven perspicaz para convencer a los lugareños de perder sus inhibiciones. Se presentó, les mostró un álbum de su trabajo (para probar que es legítimo), y ellos rápidamente accedieron a encontrarse con él a las 5.30 am en medio de Times Square, Golden Gate Park o el centro de Boston, donde se desvestirían, quedando desnudos como Dios los trajo al mundo.

En esta película, Spencer se refiere a estas pequeñas escenas, filmadas a plena luz del día en medio de ciudades de intensa actividad, como “agujeros en la realidad.” ¡Él dice que son IMÁGENES ALIENÍGENAS que “aterrizan” en medio de algún vecindario para sorprender a los humanos desprevenidos! Y la película ciertamente presenta una sensación de shock en el rostro de algunos transeúntes, a medida que reciben la carga de lo que está ocurriendo. También muestra claramente a personas que parecen bastante ajenas a todo el asunto y que ni siquiera perciben lo que está ocurriendo.

A medida que el viaje progresa, Spencer llega a pasar horas frente a jueces locales, en varias ciudades, porque lo detienen los policías por incitar a la “obscenidad pública” Pero su fiel abogado siempre lo saca del atolladero en el último minuto. Es hilarante.

Lo que me impresionó acerca de esta película, y el motivo por el que la menciono aquí, es porque esta experiencia moderna se parece mucho a lo que encontró el explorador Magallanes cuando desembarcó de su fragata frente a la playa de varias islas tropicales. Lyssa Royal Holt describe esto muy bien en su libro “Preparándose para el contacto.” Aparentemente, la fragata de Magallanes creó otro de esos “agujeros en la realidad,” para la población indígena que habitaba las islas.

Al desembarcar Magallanes y su tripulación de su gran navío, se subieron a los botes a remo y enfilaron hacia la orilla. Como los botes se parecían a las canoas de los nativos, a ellos les resultó fácil percibirlos, y a los hombres que estaban dentro. Pero la fragata que estaba anclada allá afuera NO era parte de lo cotidiano. Los nativos no tenían objetos familiares o ideas con qué compararla. Debido a esto, la mayoría NO PUDO VER EL BARCO EN ABSOLUTO. Sus mecanismos de percepción sencillamente lo eliminaron de su vista. Solo notaron esos pequeños botes y se preguntaron de dónde diablos venían.

LOS NUEVOS CHICOS Y LA ENERGÍA “ALIENÍGENA”

Tal como esos indígenas en las islas tropicales, que observaron la llegada de los botes de Magallanes, algunas personas aún son capaces de notar lo que está ocurriendo con nuestros Nuevos Chicos, y otros simplemente se perdieron todo el asunto por completo. En la más reciente “Guerra de los mundos,” los escritores deciden agregarle algo al drama de la familia, además de los rayos mortales extraterrestres y los edificios chocados, y al hacerlo, le dan a un mundo fascinado un pequeño atisbo de algunos rasgos de Índigos y Niños de las Estrellas.

Ante todo, Dakota Fanning pasa su tiempo alternando entre gritar a todo pulmón (muy odioso, pero muy normal) y darnos instantáneas de su famoso personaje “Allie” de “Taken.”

Mientras su enajenado Papá, protagonizado por Tom Cruise, se enfrenta con su descarado hijo de 17 años (protagonizado por Justin Chatwin), el personaje de Dakota lo mira con la mirada de marca registrada “Allie” y manifiesta: “nunca te vas a comunicar con él de ese modo.” Me hizo sonreír. Sin embargo, el verdadero deleite es la intensidad que transmite el personaje de este Hijo estilo Índigo, mientras nos hace una demostración, en formato fílmico, de cómo tienden a ser los Nuevos Chicos cuando la sociedad colapsa. Él intensifica, ayuda y está PRESENTE emocionalmente en su mundo, aunque todos estén enfrentando algo que nunca vieron antes. Creo que es exactamente así como serán las cosas, siempre y cuando la sociedad decida desatarse, aunque sea brevemente.

Ahora se me ocurre que los Niños de la Nueva Tierra son los que están empezando a captar el tono de suministrar una “esencia espiritual” que se necesita para arraigar y fijar al Planeta Tierra para la actualización del Primer Contacto. “Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidáis. Porque de el Reino de Dios está hecho de los que son como ellos.” Jesús dijo esto, y ceo que su esencia está íntimamente unida con los niños, y también el Primer Contacto por otros Mundos/Dimensiones. No está separado, porque nada está realmente separado.

Junto con estos Chicos Expandidos, se elevarán energéticamente los Índigo/ Cristal/Ancianos de las Estrellas, que también están dando a luz nueva energía y esencia en este universo. Personalmente tuve la ocasión de atender (sirviendo como una especie de partera) a muchos “nacimientos” de Esencia y Consciencia Expandida en este plano, y siempre es un honor y un privilegio hacerlo. En lugar de aterrizar en la Tierra como razas separadas, o seres, es posible que las Civilizaciones Extraterrestres estén aterrizando DENTRO DE NOSOTROS. ¿Como un aspecto recordado de UNO MISMO?

La Guerra En Nuestros Mundos todavía es una serie de expresiones que revelan un verdadero Armagedón que está teniendo lugar dentro de todos nosotros. Es una grandiosa “Danza de la Sombra” que enfrenta a la Deidad contra la Deidad (mi Dios puede ganarle a tu Dios), Diferencia de Edad (dominio del adulto vs. desdén y resistencia de los jóvenes). Y finalmente, es un alejamiento de la Dominación Masculina de la Vieja Guardia (razón y lógica), la que ahora puede ser adaptada y mezclada con el retorno del Divino Femenino (emoción e intuición) que han estado ausentes durante tanto tiempo.

A medida que los “alienígenas” comienzan a aparecer en nuestra realidad, muy bien podríamos desafiarlos tal como ellos nos desafían. Después de todo, ser percibido dentro de un universo 3D, o ser comprendido, es para (eventualmente) quedar cautivo de las leyes y creencias de ese universo. Aquellos que se unifiquen e integren sobrevivirán en última instancia. Aquellos que luchan por el dominio pueden armar un alboroto durante un tiempo, pero la Ley del Karma todavía prevalece. Lo que se da, luego se recibe. Así es, y así continuará siendo.

(1) Ver Qué es una activación de energía
(2) Naked States http://naked-states.deserial.com/ver-pelicula/dHQwMjU5NDUz/

Daniel Jacob 2006 – publicado en Facebook diciembre de 2016
Publicado en la revista virtual Children of the New Earth
Título en inglés: The wars in our world
Traducción: Susana Peralta
http://www.reconnections.net

Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario

extracto del libro LA VERDAD por Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado

Si me equivoco y lo acepto, soy libre

Entré en un lugar donde había asuntos para compartir y por razones que nada tenían que ver con lo que se hablaba allí dentro, me marché por sentirme incómodo. Ayer por la tarde saqué al perro y me hice el despistado tras ver que depositó sus excrementos en plena acera. Eludo a mi primo cada vez que tengo noticias de él aunque no sepa que me cae mal. Cada vez que me equivoco intento tapar los errores con excusas. Es probable que nos hayamos equivocado en algunos escritos por haber explicado cosas de determinada manera pudiendo haberse dicho de otra que hubiera llegado a más personas.

Sentimos que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real (es por esto que no hay error), ya que sólo desde la aceptación podrás hacer el cambio. ¿Cómo cambiaría una situación si la niego? Hay montones de situaciones en la vida en que creemos salir ilesos de ciertos aconteceres por el simple hecho de negar la equivocación. Y es cierto que te sales o eludes el tema porque crees sentirte así mejor y probablemente así sea. No negamos que puedas sentirte mejor en situaciones que llamas extremas, si las evades, es un hecho que comprendemos sin más explicación. Lo que queremos que entiendas también, es que es un sentirte mejor tal vez muy cortito, o, demasiado temporal. Aportamos en este caso que cada vez más personas saben, que ese tipo de situaciones, se volverán a repetir las veces necesarias hasta que dejes de huir de ellas. Sentimos también que todo lo que no aceptes por sistema, volverá a ti las veces suficientes hasta cansarte.

Sentimos que al tener montado un sistema que defienda determinada forma de concebir o hacer las cosas, estás nadando contra corriente en el río de la Vida. Si la Vida tuviera uno sólo, un sólo sistema, ya no tendrías libre albedrío, tendrías otra cosa. Es por esto que se te pide que abandones todo sistema y lo cambies por libertad si quieres que dejen de pasar cosas que no deseas. Pero ojo, la verdadera libertad, si observas con gran atención, es incertidumbre de lo que viene en camino, porque la verdadera libertad no tiene forma de saber qué va a ocurrir a continuación. La verdadera libertad no está pendiente de lo que viene a continuación puesto que si fuese así, sería una falsa libertad. Y no puedes vivir en incertidumbre si aún no eres libre de todos los sistemas, apegos o encarcelamientos que creaste. Luego entonces, el admitir cada uno sus propias equivocaciones (hacia adentro), abre el camino hacia la libertad (hacia afuera) de aceptar lo que dices no desear y corresponde a tu propio proceso.

Dijimos más arriba que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real y, tras haberlo explicado, ahora añadimos que así te acercas a fluir. Y fluir es estar en la vida. Cuando fluyes no hay resistencias por tu parte. Y cuando no hay resistencias, aparecen otras formas de vivencias más sanas, van emergiendo estados más lúcidos y te vas separando del mundo ilusorio. En definitiva todo se renueva y con este renovar de cosas vamos a intentar hablar de la forma más objetiva posible de la que dispongamos.

Como resultado, la felicidad interna es la que toma el protagonismo, pero por ahora aparquemos este tema y hablemos de asuntos correspondientes al renovar que nos referíamos antes. Ocurren varias cosas a partir de querer decidir la aceptación antes mencionada. Si no le tienes miedo a lo que venga, o sea, si has decidido querer ver la otra cara de la moneda (la que siempre te perdiste de poderla ver), ejerces la influencia para que (y al mismo tiempo que fluyes haces que los sucesos fuera de ti se desarrollen sin obstáculos) todo cambie. O sea, si tú fluyes, lo demás fluye. Desde nuestra experiencia sabemos que funciona así. Desde la tuya, sólo puedes averiguarlo comprobándolo. Ojo, no lo comprobarás si intentas analizar, prever lo que vendrá a continuación, querer saber si estarás bien… porque todas estas cosas están basadas siempre en el miedo. Si de verdad no tienes miedo, nada te impide comprobarlo. Eso sí, estarás solo/a ante esta situación.

Pero si ya estás muy cansado/a de cómo iba tu forma de vivir, estarás preparado/a para este nuevo reto. Resultado: siempre hay un efecto tras encauzar. Si ya has comenzado este nuevo reto, estarás viendo o percibiendo nuevas puertas que se abren. Tu vida ya está ganando en calidad aunque en un principio te sientas extraño en el ¨nuevo traje¨. Irás más liviano, atraerás a tu vida cosas nuevas que antes no sucedían e intuirás que puedes llegar lo lejos que te propongas. No hay límites ya que la vida auténtica está al margen de todo límite. Las preguntas que siempre te intrigaron dejarán de ser importantes. Empiezas a verte más natural. Todo te cansará menos. Es probable que puedas comenzar a hacer tareas que antes te sonaban demasiado elaboradas para ti. La apatía se marchará extrañada. Notaras un gran cambio al ver como las luchas transmutan por paz para ti. Y verás por ti mismo/a que todo puede siempre ir a más si no te bajas del tren de tu propia vida.

NO HAY LÍMITES; NO HAY META FINAL

LA VERDAD por
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado

Publicado en Libros Ramtha | 1 Comentario

Impecabilidad-Ramtha

“¿Cuántos de ustedes han sentido que estaban haciendo algo malo y se sintieron mal en su pecho? Ese es el alma, no es el corazón. ¿Cuántos de ustedes han hecho algo noble que aparentemente no era lo correcto pero lo hicieron de todas maneras y sintieron algo sublime? Ese es el alma, y en el momento en que hiciste esa cosa sublime, esa acción, trascendiste la consciencia Cuerpo-Mente, y ese sentimiento surgió porque le hiciste caso a tu alma, y tu alma registró esa acción en el Libro de la Vida. ¿Por qué razón es importante eso? Porque recibirás multiplicado por mil lo que hiciste con esa acción. Eso predetermina la realidad del futuro.”    – Ramtha 
Copyright (P) JZ Knight
Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario

La Espiral- El ojo que todo lo ve /de Jacobo Grinberg Zylberbaum

Resultat d'imatges de espirales en la mitologia fotos

En cuevas y cavernas, en rocas y montañas encontramos la impronta de nuestros ancestros modernos en forma de espiral. Diseño tan aparentemente simple y sencillo a nuestros aletargados sentidos que pocas veces cuestionamos, así como nadie cuestiona ya la consecución y manejo del fuego por el prohombre y de la luz emanada de una bombilla incandescente a principios del siglo XX y de la consecución a finales del mismo de cañones de plasma capaces de hacer saltar en añicos el planeta y su frágil e indefensa humanidad. La espiral ha constituido para las diferentes humanidades, a través de los tiempos, el ojo que todo lo ve. La física, la astrofísica, las matemáticas, la mecánica cuántica, la biología molecular y cuántica, la cibernética, todas juntas y más indagan, obsesivamente, sobre la que siempre se ha dado en llamar la Geometría Sagrada y en la cual la espiral es su piedra angular ya que en realidad en la Humanidad, en el planeta, en el sistema solar y en la galaxia en la que nos encontramos viajando, es un elemento constante y constituyente desde lo mas pequeño a lo más grande. Nuestra Vía Láctea, dentro del Universo más próximo, constituye una majestuosa espiral en forma de lente biconvexa cuya máxima compresión actual nos recuerda la midriasis ocular (Parpadeo de Brahma). La espiral constituye el patrón geométrico que más abunda y se manifiesta en la Naturaleza incluida la humana. Es la clave geométrica de la expresión de la vida.

http://www.altaeducacion.org/group/cienciasexualidadysalud/forum/attachment/download?id=2292074%3AUploadedFile%3A612815

 

Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario

¿Cómo llegamos a una realidad? La matriz de la información y el campo neuronal

a Teoría Sintérgica del Dr. Jacobo Grinberg-Zylberbaum

Hace más de 20 años cayó en mis manos un libro que abriría y expandiría mi conciencia y los limitados márgenes de lo conocido.

‘Pachita’, libro escrito por el entonces desconocido para mi Doctor Jacobo Grinberg-Zylberbaum, presentaba la experiencia de este fabuloso investigador de la conciencia humana desde los recursos científicos de la época con una, entonces, conocida ‘chamán’ de Méjico. Los increíbles prodijios y digamos milagros que esta mujer hacía y que Jacobo experimentó y vivenció durante su colaboración durante unos años, llevaron al Doctor Jacobo a diseñar, explicar y ‘normalizar’ aquello que experienciaba casi a diario ayudando a Pachita.

De ahí surgió su Teoría Sintergética que se diseñó a principios de los años 80. Teoría que actualmente muchos reputados físicos y científicos que han roto el paradigma impuesto por los límites del método científico ha crecido y en obras como las de David Böhm, Gregg Braden, David Icke y otros está presente. Quizás con otros términos para definirlo pero con la misma base y la misma conclusión.

Me da mucha alegría haber encontrado este fabuloso artículo que recopila todo esto y enlaza a más información que este increíble ser humano nos dejó por escrito en varios libros y ensayos.

Gracias Jacobo por que abriste mis límites a una realidad sin límites.

David Gardyn

“Nosotros interactuamos con una matriz informacional o campo informacional que todo lo abarca y envuelve y que contiene en cada una de sus porciones toda la información. Es una matriz de tipo holográfico. En ese nivel de cualidad de la experiencia no hay objetos separados unos de otros, sino que se trata de un extraordinario campo informacional de enorme complejidad.

Nuestro cerebro interactúa con ese campo informacional que algunos llaman campo cuántico y otros como David Böhm, el orden implicado. Los físicos actuales hablan de un campo espacial y la Teoría Sintérgica de Grinberg la denomina campo sintérgico.

El cerebro interactúa con este campo y a partir de esta interacción, como resultado final del procesamiento cerebral, aparece la realidad perceptual, la que percibimos tal y como la conocemos, es decir, los objetos, formas, colores y texturas.

En ese campo informacional se encuentran la información de esos objetos, pero no la cualidad. El cerebro está encargado de alguna manera de descodificar ese campo informacional y la resultante final es la realidad que percibimos. Nosotros, en general, debido a nuestra incapacidad para entender el proceso, confundimos ese resultado final con un estimulo primario. Pero lo cierto es que no tenemos acceso al proceso de creación de la realidad perceptual, sino solamente a su resultado final. Y es precisamente esta confusión lo que nos lleva a pensar que la resultante final no es un producto creado por nosotros, sino una realidad independiente o ajena a nosotros, cuando en realidad somos nosotros quienes la elaboramos.

La Teoría Sintérgica afirma que en el procesamiento que el cerebro realiza para “ construir” la realidad, uno de los últimos pasos es la creación de “campo neuronal ”. La idea es que cada proceso energético que se lleva a cabo en la estructura de cada neurona, dentrita o axón del cerebro, crea una microdistorsión de la estructura del pre espacio y que las interacciones entre todas estas microdistorsiones dan lugar a una macrodistorsión hipercompleja denominada “campo neuronal”.

Así el “campo neuronal” es una matriz resultante de la actividad neuronal del cerebro. La teoría sintérgica afirma que este “ campo neuronal” actúa a su vez con la matriz pre-espacial y a partir de esa interacción, aparece la “realidad perceptual”, es decir la que percibimos con los sentidos físicos. Esta es la Teoría Sintérgica.

Dependiendo del “campo neuronal”, de su sintergia, de su coherencia y su densidad informacional, así será el nivel de interacción congruente con el campo cuántico. Se puede predecir o plantear la hipótesis de que una persona con un gran desarrollo debería poseer un “campo neuronal” de alta sintergia, muy coherente y equilibrado, pero funcionando en alta frecuencia.

Siendo el “campo neuronal” una partícula distorsión de la estructura del pre-espacio, se puede inferir que existe un nivel de esta estructura que contiene la información de todos los campos neuronales existente. Esta estructura es lo que en sintergia se ha denominado “hipercampo”.

*******

En Diciembre de 1994 el neurofisiólogo Jacobo Grinberg y su esposa desaparecieron, en circunstancias aún no aclaradas, mientras se dirigían a la Universidad Autónoma de México (UAM). Este incansable investigador, viajero y prolífico autor (ver bibliografía más abajo) no cuenta siquiera con una entrada en Wikipedia y a día de hoy no he conseguido encontrar una biografía suya en la Red, de donde también parece haber prácticamente desaparecido. Nos han quedado sin embargo sus brillantes e inspiradores textos.

En sus muchos años de estudio del chamanismo, conoció a la célebre curandera mexicana Pachita, mencionada a menudo en las obras de Alejandro Jodorowsky. En los párrafos siguientes, el Dr.Grinberg explica su visión del fenómeno chamánico bajo el prisma de la Teoría Sintérgica:

Fundamentos teóricos de Jacobo Grinberg-Zylberbaum en torno al fenómeno del chamanismo

LA LATTICE DEL ESPACIO TIEMPO

La mecánica cuántica actual ha desarrollado una concepción acerca de la estructura del espacio que nos va a servir de punto de partida para intentar explicar el trabajo de Pachita.
El concepto de la lattice considera que la estructura fundamental del espacio es una red o matriz energética hipercompleja de absoluta coherencia y total simetría. A esta red se le denomina lattice y se considera que en su estado fundamental contribuye al espacio mismo omniabarcante y penetrado de todo lo conocido. La lattice permanece totalmente invisible hasta que alguna de sus porciones (por cualquier causa) altera su estado de coherencia. Una partícula elemental es precisamente una desorganización elemental de la lattice en cualquiera de sus localizaciones. Cualquier átomo o compuesto químico es una particular conformación estructural de la lattice con respecto a su estado fundamental de máxima coherencia. La concepción de lattice surgió de los estudios de cristalografía, porque la estructura de cualquier cristal es una lattice de alta coherencia que se asemeja a la lattice del espacio. A partir de Einstein, el concepto de espacio ha sido inseparable del tiempo, por lo que la consideración de la lattice del espacio tiempo se refiere a ambos unificándolos. Si la lattice desapareciera, el espacio y el tiempo harían lo mismo.
Cualquier objeto “material” es en realidad una organización irrepetible de la estructura de la lattice. En su estado fundamental de total coherencia, fuera de la misma lattice no existen ni objetos ni alteraciones temporales. Es únicamente cuando la lattice cambia su estructura fundamental que el tiempo transcurre y los objetos aparecen.

EL CAMPO NEURONAL

El cerebro humano es la conformación más compleja conocida de la estructura de la lattice (exceptuando la estructura fundamental de la lattice misma). Cada una de las doce mil millones de neuronas del cerebro humano junto con todas sus conexiones anatómicas son otras tantas alteraciones de la estructura fundamental de la lattice. Cada vez que una neurona se activa y su membrana celular cambia su potencial de reposo produciendo cambios eléctricos de superficie, la lattice cambia su conformación. El conjunto de las modificaciones de la estructura de la lattice que resultan de toda la actividad del cerebro crea una alteración colosalmente compleja de la lattice.
Esta alteración ocurre en todas las dimensiones del espacio y se le denomina campo neuronal. El campo neuronal de un cerebro vivo contínuamente interactúa con la lattice produciendo en ella confirmaciones energéticas a las que denominamos imágenes visuales.
En realidad, el campo neuronal y la lattice firman una unidad y es la misma lattice la que sirve de fundamento al campo neuronal. Sin embargo, por razones didácticas, hablaré de interacción entre el campo neuronal y la lattice cuando haga referencia al efecto que el cerebro tiene sobre la estructura de la lattice.
El mundo que conocemos resulta de la interacción entre el campo neuronal y la lattice. Todos vemos un mundo similar porque la estructura de nuestros cerebros es muy parecida y por lo tanto, los campos neuronales que producimos son semejantes aunque irrepetibles y únicos en cada momento.
Existen, sin embargo, diferentes niveles de interacción y prácticamente un infinito número de conformaciones que el campo neuronal puede adoptar.
Las estructuras cerebrales que más se han utilizado durante la evolución son las más fijas estructural y energéticamente hablando. Esto explica la relativa fijeza de nuestra percepción visual. Al mismo tiempo, las estructuras cerebrales más nuevas, evolutivamente hablando, no tienen tal fijeza ni producen campos neuronales tan parecidos. Por ello las creaciones intelectuales y el pensamiento son tan variables y con tante capacidad de originalidad aunque ambos, el mundo visual y el mundo del pensamiento tienen el mismo origen en la interacción del campo neuronal y la lattice.
De acuerdo a los estudios de la conciencia que indican que ésta posee valores discretos dando lugar a niveles cualitativamente diferentes de la experiencia, es posible suponer que la interacción entre el campo neuronal y la lattice posee una congruencia solamente con ciertas bandas o niveles mientras que otras no. Por ello existen mundos auditivos diferentes de los visuales u olfativos y niveles particulares que la conciencia mística oriental conoce tan bien.
Algunos niveles de interacción solamente son accesibles después de un entrenamiento riguroso mientras que otros son más cotidianos y comunes. En todos los niveles, sin embargo, el cerebro afecta la estructura de la lattice.

EL TRABAJO DE PACHITA

Tal como el lector podrá constatar a través de la lectura de este artículo, el nivel de conciencia de Pachita era extraordinariamente diferenciado. Durante las operaciones que realizaba ella era capaz de materializar y desmaterializar objetos, órganos y tejidos. El manejo de las estructuras orgánicas, le permitía realizar transplantes de órganos a voluntad, curaciones de todo tipo y diagnósticos a distancia con un poder y exactitud colosales.
Estar junto a Pachita era una experiencia única en la cual se experimentaba el poder de su mente capaz de conocer los contenidos del pensamiento, las intenciones y las experiencias más íntimas de sus colaboradores y pacientes como si fueran un libro abierto. Además Pachita lograba penetrar en el tiempo prediciendo eventos futuros como si su campo neuronal en interacción con la lattice del espacio tiempo decodificara y modificara la estructura temporal de la realidad.
Todos estos portentos pueden ser explicados si se acepta la posibilidad de que las modificaciones de la lattice producidas por el campo neuronal de Pachita eran capaces de modificar sustancialmente aquélla produciendo conformaciones similares a la de los objetos (en caso de las materializaciones) o retornos a la estructura de la lattice de los objetos (en el caso de las desmaterializaciones).
Pachita poseía un control único sobre su campo neuronal transformándolo y modificando con él a la estructura de la lattice. Aunque sus efectos parecían ser milagrosos se basan, de acuerdo con esta hipótesis, en el mismo mecanismo que todos utilizamos para crear nuestras imágenes o nuestros pensamientos.

LOS ÓRBITALES DE LA CONCIENCIA

La existencia antes mencionada, de niveles discretos congruentes en la interacción del campo neuronal y la lattice explica que el Hermano Cuahutémoc… De acuerdo a la hipótesis que he presentado, el campo neuronal de Pachita era capaz de interactuar en forma congruente con una banda de la lattice que ella denominaba Cuahutémoc. A estas bandas la teoría sintérgica las denomina orbitales de conciencia. La teoría sintérgica sostiene que la experiencia es la interacción del campo neuronal con la lattice.

LA CONCIENCIA DE UNIDAD

El campo neuronal es capaz de mimetizar la estructura fundamental de la lattice. Esto se logra encrementando la coherencia ínter y transhemisférica. Cuando la coherencia cerebral es así incrementada, el campo neuronal deja de modificar la estructura fundamental de la lattice y la conciencia se vuelve de Unidad. en este estado de Unidad total desaparece el ego y el sujeto de la experiencia se vuelve una especie de “rey de la creación” capaz de modificar la realidad desde sus orígenes.
No puedo explicar la existencia de Pachita y sus efectos a menos que acepte que ella había logrado llegar a la conciencia de Unidad. Esto me explicaría su capacidad de reconocer cualquiera de las mentes que se le aproximaba y su habilidad de hacer aparecer su conciencia en diferentes localizaciones del Universo. Pachita decía ser capaz de salirse de su cuerpo y hacer aparecer su experiencia en localizaciones extracorpóreas. Esta capacidad implicaba entre otras la de poder focalizar su atención total en diferentes porciones de la lattice.

EL FACTOR DE DIRECCIONALIDAD Y EL PROCESADOR CENTRAL

Normalmente hacemos algo similar con nuestra atención; la focalizamos en diferentes regiones de la interacción entre el campo neuronal y la lattice. La capacidad atentiva de Pachita era, sin embargo, extraordinariamente acrecentada. En ambos casos; la de la atención normal y la de la acrecentada, se requiere de un factor explicativo además de la interacción entre campo neuronal y lattice. A este factor la teoría sintérgica lo denomina factor de direccionalidad.
El factor de direccionalidad hace aparecer la experiencia consciente en diferentes regiones de la lattice y requiere de la existencia de un controlador del mismo al que la teoría sintérgica denomina procesador central. Acerca de éste último poco se sabe y solamente se puede conjeturar que pertenece al Observador independientemente de la lattice y el campo neuronal.
Este Observador en diferentes tradiciones se ha denominado Ser, Purusha o Atman. La existencia del Observador se encuentra en la frontera del conocimiento científico precisamente por la necesidad de considerarlo independiente de la lattice. La aceptación del Observador como independiente del mundo físico no ha sido aceptada por la ciencia aunque para Pachita era una realidad incuestionable.

EL HIPERCAMPO

Una consecuencia de todo lo que antecede es la idea de que sumada a la organización propia de la lattice y a su interacción con el campo neuronal, sea necesario considerar a las interacciones entre todos los campos neuronales existentes en el seno de la lattice. A esta lattice que incorpora todos los campos neuronales se le denomina hipercampo.
Pachita parecía poseer la capacidad de decodificar el hipercampo conociendo, de esta forma, el estado de la conciencia planetaria. Esta capacidad de decodificación no era pasiva puesto que ella afirmaba que, a través del Hermano Cuahutémoc se realizaban misiones planetarias de direccionalidad y modificación del hipercampo.
Cualquier alteración del hipercampo afecta a todos los campos neuronales y por lo tanto determina cambios en la conciencia individual y colectiva.
Una de las facetas más extraordinarias de Pachita era precisamente su trabajo en el hipercampo y su ideal de transformación para el bien de la humanidad.

Jacobo Grinberg-Zylberbaum

Ciudad Universitaria, 19 de Mayo 1987

 

 

Publicado en Libros Ramtha | Deja un comentario